10.9.07

El breve espacio


Ojala algunos meses pudieran arrancarse de cuajo del calendario. Que junto con las hojas que lo hacen físico, se escurran de las esquinas las canciones. Que las historias se olviden de que alguna vez fueron inventadas. Que la plenitud de la noche deje de lado esa mueca de Gioconda, y que alguna vez (¡alguna vez!) se vuelva protectora. Que los ojos no duelan ante huellas apenas perceptibles. Que el fantasma de sonido agudo deje de rondar a la medianoche. Que las risas no sepan a jengibre rancio y que sean solo mias cuando alguien más las oiga. Y que cuando todo eso se evapore, derretido por la sal, el calendario se complete con una nueva canción.

12 comentarios:

Crispín dijo...

Hermoso Laris. En muy pocas líneas gana una intensidad tremenda. Muchos nos sentimos así algunas veces. Y sí, tus risas son absolutamente tuyas.

Coni Salgado dijo...

Larisa, este texto tiene una belleza de palabras, extrema!
Una delicia llena de poesía.
Coni

Diego Monrroy dijo...

Lari: tu risa es música para nuestros oídos. Y tus letras son hermosas conjunciones de poesía sensorial.
Aplausos!!

angora dijo...

Encantada por la presentación.

Me retaron por no haberla saludado antes, pero quería leerla primero.

Saludos,

Mi nombre ya es canción dijo...

Que volvamos a verte pronto, que andamos necesitando (sobre todo yo, que el trabajo me pone cínica) una poeta con tu sensibilidad justa y en el blanco.
Vamos, Laris, que (en un tono croniquesco) en 8 días estalla la primavera!!!

Anónimo dijo...

Deliciosa forma de la eternidad, la cual encierra todos los calendarios posibles...

Sugus verde dijo...

Para mi este texto explica perfectamente lo que es el tiempo.

Sentimientos entrecruzados que tenemos que situarlos en algún lugar.

Y como bien humanos que somos, queremos destruir todo aquello que no nos agrada. Sea un estúpido calendario o el eterno tiempo.

El otro día escuché que superar algo no era olvidarse. Sino resignificarlo.
Y nuevamente dio en la tecla, de una nueva canción.

Hermosa crónica de sus pensamientos lleva en este blog.

Saludos y apago el farol.

Harpo dijo...

Buenisimo laris. Me gustó mucho este texto.
Siempre tuve la teoría de que el tiempo es un invento propio del hombre y que por su insatisfecho apetito, resultante de la intolerancia en toda su gama de colores, ha terminado por devorarse a su propio inventor.
Comparto con vos este bello reclamo a que abramos los ojos y dispongamos de él como nos plazca.
No estamos a tiempo, estamos a merced de nosotros mismos.

Crispín dijo...

Tango es hermoso de donde lo mires, hasta por el hocico. ¡No te lo permito!

ALU dijo...

El breve espacio a la vez tan pleno
me emocioné un ratito al leerlo.

Abrazo,
ALU

Merce dijo...

Laris, que lindo esto que escribis !! Es simplemente hermoso...

Lucas dijo...

Ah, pero...
¿Te escribiste esto vos solita?
Nuevamente mis ojos 8-) asombrados con tu profunda sensibilidad!
Remarcable realmente, gracias por decirme de tu blog. Es muy bueno!